¿Cómo dejar de fumar definitivamente?

Si has llegado hasta esta página, es porque o bien te estas planteando dejar de fumar o bien lo estas intentando, pero no lo consigues.

Nuestro objetivo no es otro que echarte una mano para que lo logres de una vez por todas. Para ello iremos publicando contenido con artículos que seguro te ayudan. Ademas que sepas desde ya, que cuentas con todo nuestro apoyo para alcanzar tu meta para siempre.

¿Cómo dejar de fumar fácilmente?

Esta es una pregunta que se hacen la mayoría de fumadores que quieren dejar este habito. Pero por desgracia el camino hasta lograr la independencia que todos buscan es difícil y largo.

Seguro que a la anterior pregunta tendremos que sumarle esta otra afirmación:

“¡Quiero dejar de fumar pero no puedo!”

Fumador que lo quiere dejar.

Pues bien queremos decirte que por muy enganchado que estés al tabaco, SI que se puede dejar. La muestra de ello es que miles de personas lo han conseguido, entre ellas el que esta escribiendo este articulo. Y ¿tú por qué ibas a ser diferente?

Seguro que me puedes dar mil y una excusa/explicación o mejor dicho dártelas a ti mism@ para convencerte de que eres incapaz de dejarlo. Que si lo has intentado otras veces y no has podido, que si para ti fumar es un placer, que si ya tienes determinados momentos del día en los que lo que más te apetece es fumarte un cigarro, etc, etc.

Pero si te das cuenta toda esa serie de argumentos o excusas es lo que te están provocando la parálisis mental para que no puedas dejar de fumar.

Como no me gusta dar sermones a nadie, y menos a gente que esta acostumbrada a que muchos no fumadores o ex-fumadores se los den voy a pasar a contaros mi historia personal de como conseguí dejar de fumar y ser libre de una vez por todas de este maldito vicio. De esta manera espero que os sirva de motivación y veáis que si yo pude vosotros también.

¿Cómo conseguí dejar el tabaco?

Mi historia como la de muchos de vosotros se remonta a cuando tenia 14 años y empece a tontear con el tabaco, al principio no me gustaba nada, pero claro lo hacían los demás y así parecía más mayor y maduro (que equivocado estaba).

Ese tonteo cada vez fue a más y más seguido no era consciente de que estaba jugando con fuego. Y lo que antes era un cigarro de vez en cuando se convirtió en empezar a quitarle cigarros a mi madre que por aquel entonces fumaba. Más tarde, ya con 16 años estaba comprando mis propias cajetillas de tabaco.

Yo me sentía fenomenal echando humo por la boca a pesar de que empezaba a notar los primeros síntomas del tabaco, siempre que hacia deporte me cansaba más de lo normal ya que me empezaba a costar respirar. Aunque no lo creáis era muy deportista menuda paradoja.

Con 20 años ya era un fumador empedernido

Con 20 años ya era un fumador empedernido, fumaba y fumaba. Me levantaba por las mañanas y nada mas salir de casa me tenia que fumar un cigarro de camino a la universidad. Este era el cigarro que más “disfrutaba”.

Por no hablar, que cuando salia de fiesta era capaz de fumarme dos o incluso tres cajetillas en una noche. No era consciente del daño que me estaba haciendo a mi mismo.

Pues bien una mañana me levante con un ardor terrible en la garganta, como si me estuvieran quemando con un mechero, y me entro el miedo. Tanto, que pedí cita con el médico. Estuve dos o tres días sin fumar pensando que tenia algo grave.

Cuando llegue al medico le conté mi preocupación y lo que me sucedía. El médico me tranquilizo y me dijo que eso que me estaba ocurriendo no era por causa del tabaco sino que tenia reflujo gástrico, pero que no estaba de mas que dejara de fumar. Aquello me tranquilizo, pero me pregunte a mi mismo que si era capaz de llevar dos días sin fumar, ¿no seria capaz de conseguir estar sin fumar durante más tiempo?

Por aquel entonces, ya tenia 28 años, me fui a vivir con mi novia y ella que era consciente de la situación me regalo un libro, el libro era:

Cómo dejar de fumar definitivamente
Haz clic sobre la imagen si te interesa el libro

Es fácil dejar de fumar si sabes cómo

Decidí leerme el libro, el cual no dice nada que no sepan todos los fumadores del mundo: Que si fumar es malo para tu salud, que te cuesta dinero, que no tiene ningún beneficio, etc, etc.

Eso si recuerdo que en el libro te invitaba a fumarte un cigarro mientras lo leías, por así decirlo el cigarro de despedida. Como podéis imaginaros ese cigarro me supo a gloria después de que llevaba tres o cuatro días sin fumar.

Pues bien, decidí en aquel momento que seria mi ultimo cigarro, entre la motivación que me había dado el libro y verme capaz de haber estado tres o cuatro días sin fumar me dio alas para intentarlo.

Los secretos para dejar el tabaco:

Pasaron los días y tenia una ansiedad espantosa, pero tome una actitud que creo que fue clave:

1) Me fui poniendo metas alcanzables.

Primero decía vamos a intentar llegar al fin de semana sin fumar. Una vez que llegaba al fin de semana, la siguiente meta era llegar al miércoles siguiente, y así sucesivamente. Cada vez que conseguía alguna pequeña meta me sentía muy bien.

2) El chicle se convirtió en mi mejor aliado para evitar fumar.

Siempre llevaba conmigo chicles de menta, y cada vez que tenia ganas de fumar o me venían pensamientos relacionados con el tabaco me llevaba un chicle a la boca, era como una vaca, me pasaba todo el día rumiando.

3) Volví a hacer deporte

Empece por andar rápido, al principio me ahogaba y tenia que parar, pero conforme iban pasando los días, la distancia y el ritmo aumentaban, lo cual suponía una dosis de moral inigualable.

Pase de ahogarme al andar a poder correr varios kilómetros.

4) Racionalice lo que significaba fumar.

Con esto quiero decir que si me venia un pensamiento acerca del tabaco, pensaba, buah si llevo X días sin fumar. Por que no voy a poder estar otros tantos sin hacerlo.

Ademas me di cuenta que el mono físico es cuestión de días y se pasa. Y el mental es solo eso mental y dura también unos cuantos segundos en los que si somos fuertes y logramos pensar en otra cosa también se disipa.

5) Le dije a todo el mundo que había dejado de fumar

Fue increíble lo bien que me hacia sentir decirle a la gente que ya no fumaba. Era maravilloso ver como la gente me apoyaba y me animaba a seguir así.

Ahora llevo más de 10 años sin fumar

Siguiendo estos pequeños, pero para mi efectivos trucos he logrado pasar mas de 10 años sin fumar.

He de reconocer que todavía tengo momentos en los que me apetece fumarme un cigarro, pero una vez más pienso…¡si llevo 10 años sin fumar!…y lo que me costo quitarme. ¿Para que voy a volver a empezar? y me pongo a hacer cualquier otra cosa y se me va el pensamiento.

Espero que os haya gustado mi experiencia y os sirva como motivación y fuerza para que vosotros también lo podáis conseguir.

Iremos subiendo nuevas entradas con distintos métodos y técnicas efectivas para dejar de fumar.

¡Seguid atentos!

Cigarrillo electrónico my Blu